San Pedro de Atacama Express

Esta semana llegó mi amiga Mona desde Alemania a visitarme, y no la veía hace tres años. Ella había viajado por Sudamérica, pero nunca ha venido a Chile, por lo que se me ocurrió que el paisaje más diferente que podría ver sería el desértico norte de nuestro país. Así que nos vinimos a pasear a San Pedro de Atacama por unos días.

Visité San Pedro hace más de diez años, pero fue con un ex-pololo y en plan mochileo pobre, así que definitivamente vale la pena crear recuerdos nuevos con el señor esposo y Mona. Además en estos diez años San Pedro ha cambiado muchísimo. Cuando veníamos en el transfer desde el aeropuerto me di cuenta de que el río San Pedro, junto al que esa vez acampamos, se secó, y que las cuatro o seis calles que había en esa época se multiplicaron y ahora está lleno de hostales, restaurantes, cafés y tiendas por todas partes.

Ayer lo dedicamos a pasear por San Pedro y comer en dos cafés ricos, escuchar música linda en vivo y yo además aproveché de escribir harto.

El plan fue venir por cuatro días y tomar tres tours: Géysers del Tatio y Machuca; Valle de la Luna; y Piedras Rojas, que incluye visitar el Salar de Atacama y las lagunas altiplánicas.  Esta mañana hicimos el tour a los Géysers del Tatio, y recién acabamos de terminar el tour al Valle de la Luna mirando la puesta de sol en el Mirador Ckari. Subiré fotos de cada zona cuando vuelva a Santiago.

Estoy contenta porque, a pesar de lo cansada que estoy, estoy reponiendo energías y disfrutando mucho este viaje cortito. Extrañaba salir de Santiago.

Anuncios

Una tarde por Valparaíso

La  tarde de ayer tuve la oportunidad de pasear con Martín y unos queridos amigos por Valparaíso.  Sin darme cuenta, hace más de dos años que no iba a esa ciudad, lo que es raro porque me encanta.

Llegamos a reunirnos con unos amigos de mis amigos, quienes nos invitaron a almorzar al Club Naval de Valparaíso, un edificio precioso del año 1885 al que nunca había entrado.  La comida era deliciosa y no muy cara, por lo que si tienen la posibilidad de visitarlo, les recomiendo que vayan.

IMG_3535.JPG

Luego fuimos a pasear por los cerros Concepción y Alegre, subiendo por el Ascensor Cerro Concepción y bajando por el Ascensor Reina Victoria.

IMG_3539.JPG

IMG_3566.JPG

IMG_3567.JPG

IMG_3583.JPGIMG_3584.JPG

Pasamos a tomar once en un café en el Cerro Concepción llamado La Panera, que me encantó porque era sencillo, barato y rico.  Lo único malo es que trajeron los tecitos rápido pero se demoraron bastante en traer los pastelitos.  Pero además de eso, la atención era cálida y amable y la decoración del lugar era hermosa.  No le tomé fotos porque estaba muy ocupada bailando con la guagüita de mis amigos.

Finalmente, ya se nos hizo de noche y pasamos a Viña del Mar a despedirnos de los amigos con quienes habíamos almorzado, así que tuvimos que tomar once de nuevo.  Aproveché de sacar una foto de Valparaíso desde lejos.

IMG_3587.JPG

IMG_3560
El esposo sale medio feíto y yo media chascona, pero es la única evidencia.

Se nos hizo super tarde porque nos encontramos con un taco tremendo, pero esta tarde me recordó lo simple que puede ser regalarse un día de distracción y relajo sin las presiones de Santiago.  Además, agradezco haber podido pasar una tarde con mis amigos, que vienen de muy lejos y no tienen mucho tiempo, por lo que Internet se vuelve un aliado para mantener estas queridas amistades a distancia.  Llegamos a la casa super cansados, pero con el corazón llenito de amor.

¿Últimamente se han regalado a sí mismos una tarde sólo paseando?  ¿Les gusta Valparaíso?

¡Un abrazo!